Hay cosas que hacemos sin preguntarnos el por qué, como por ejemplo llevar el reloj en el brazo izquierdo. Pero si eres de los que preguntas en qué mano se lleva el reloj y por qué motivos, te lo explicamos. Descubre el contexto histórico y sociológico de un hábito arraigado en todos los pueblos y culturas.

¿Quién decidió en qué mano se lleva el reloj?

Tanto en mujeres como en hombres, y en cualquier país del mundo, el reloj se lleva en la muñeca izquierda. Esto es así si eres diestro; si eres zurdo, como con muchas otras cosas, debes invertir la situación y por eso los zurdos llevan el reloj en la mano derecha.

Pero ¿cuál es el motivo? ¿Por qué? ¿Desde cuándo? ¿Y quién fue el primero en establecer que el reloj de pulsera se iba a llevar en la mano izquierda?

El reloj se lleva en la mano menos “útil”

Existe un primer motivo que está en la raíz de esta decisión: si eres diestro haces más cosas con la mano derecha, por lo que resulta más práctico y más cómodo mirar la hora en la muñeca izquierda, que va a estar desocupada con mayor probabilidad.

Si eres zurdo, lo mismo pero cambiando de lado.

El peso de la tradición del reloj de bolsillo

Hasta 1904 no existieron relojes de pulsera y lo que se utilizaba era básicamente lo mismo pero sin una correa que lo ajustase a la muñeca. Eran los relojes de bolsillo: la esfera con sus horas y sus agujas, y una cadena que ayudaba a extraerlo del bolsillo.

Inventados a mediados del siglo XV en Francia, su uso se fue popularizando y los sastres empezaron a hacer trajes con un bolsillo preparado para el reloj. Este bolsillo estaba siempre en el lado izquierdo del traje, normalmente en la pechera. ¿Por qué? Porque para un diestro resulta más fácil usar la mano derecha para extraer el reloj del bolsillo izquierdo que a la inversa.

Cuando llegaron los relojes de pulsera, se preservó este mismo esquema mental. Lo que estaba en la izquierda de tu cuerpo para ser manejado con la derecha, siguió estando en la parte izquierda (la muñeca) para ser manejado con la mano derecha.

La influencia militar: inventados para el combate

Decíamos que los primeros relojes de pulsera datan de 1904. Fueron diseñados para soldados y aviadores. El nacimiento del reloj de pulsera está íntimamente ligado al ejército y sus necesidades. En el campo de batalla resulta crucial saber qué hora es. Y también poder consultar el reloj sin quedar expuesto al enemigo. Sacar un reloj del bolsillo suponía dejar de apuntar el arma, por lo que el reloj de pulsera llegó para facilitar la vida de los soldados.

Si eres un soldado diestro, que empuña su arma con la mano derecha, ¿en qué mano te pondrías el reloj para poder consultarlo en todo momento? En la izquierda. ¿Y si estás pilotando un avión de combate y necesitas echarle un rápido vistazo? En la izquierda si eres diestro, en la derecha si eres zurdo.

Los primeros relojes de pulsera eran de cuerda

Por último, es importante tener en cuenta que había que dar cuerda a los primeros relojes de pulsera cada pocas horas para que no se parasen.

Se hacía girando una de las ruedecillas situada en el lateral de la esfera. Un procedimiento considerablemente más fácil de hacer con tu mano “buena” (la derecha si eres diestro, la izquierda si eres zurdo) que explica lo práctico que resultaba ponerse el reloj en la muñeca izquierda.

¿Se puede llevar el reloj en la mano contraria?

Por supuesto que es posible llevar el reloj de pulsera donde te dé la gana. En los últimos años, hay personas que, en un intento por diferenciarse y pese a ser diestros, deciden ponerse el reloj en la muñeca derecha. ¿Para qué? Para enviar un mensaje, ya que los relojes, tal y como explica Andreas Schweneker en esta entrevista, se han convertido hoy en día en un instrumento para comunicar personalidad, imagen y gustos personales.

Leyendas urbanas sobre en qué mano se lleva el reloj

Pero no solo existe la realidad histórica. También están las extrañas ideas que en ocasiones se han difundido para intentar explicar por qué hay que llevar el reloj en la mano izquierda (que ya te hemos explicado que no es ninguna obligación, en STAMPS nos encanta que lleves el reloj donde te dé la gana).

Repasemos algunas de estas leyendas urbanas.

El reloj se alimenta de tu pulso cardíaco

En los primeros años del siglo XX, cuando los relojes de pulsera eran un lujo y una rareza fuera del ejército, se extendió por las principales capitales de Europa la siguiente idea absurda. Se creía que el funcionamiento de estos relojes se veía favorecido o impulsado por el pulso cardíaco de su portador.

Siguiendo este razonamiento absolutamente erróneo, la leyenda llegaba por sí sola a otro error: aquel que dice que el pulso en la muñeca derecha es más fuerte que en la izquierda (rotundamente falso). Como lo habitual es tomarse el pulso en la mano izquierda usando la derecha (por las razones de practicidad y manejo antes mencionadas), se decía que el reloj de pulsera se vestía en la izquierda para así alargar su vida.

El reloj se lleva en la mano derecha si eres de una sociedad secreta

En aquellas décadas de los 20 y de los 30 a la gente le encantaba extender rumores y leer folletines en torno a un mismo tema: una peligrosa sociedad secreta estaba maniobrando en la sombra para apoderarse del mundo e instaurar un imperio del mal. Hubo todo tipo de teorías, desde las que metían en el ajo a los masones hasta las que aseguraban que había extraterrestres (¡o reptilianos!) infiltrados entre nosotros.

Pronto surgieron todo tipo de invenciones sobre las maneras de desenmascarar a estos agentes secretos del mal. La manera de estrechar la mano, la manera de ponerse un sombrero… o la muñeca en que llevaban el reloj, siendo identificada la mano derecha con un signo secreto mediante el cual estos siniestros personajes se comunicaban.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.